Hágase simpatizante: Únase y trabaje por una política seria y honesta . ¡Lea y firme hoy el MANIFIESTO!

Las dos caras de la moneda: Santa Brígida entre las rentas más altas y la exclusión social

Un aspecto de la reunión de portavoces

La tabla estadística que cada año se elabora con las rentas que maneja la Agencia Tributaria (6 de octubre de 2020) mantiene a Santa Brígida como la única localidad del Archipiélago Canario que figura entre los 100 primeros de España, en el puesto 48, con una renta media de 30.169 euros (18.263 habitantes). Una realidad de disparidades sociales y económicas que hacen necesario una estrategia a medio y largo plazo para mejorar las condiciones de los que cuentan con las rentas más bajas, para lo que es preciso desarrollar el Plan Estratégico que se inició en el anterior mandato, así como poner en práctica medidas de emergencia ante la crisis sanitaria y económica que ha provocado el Covid-19, y para lo que ANDO Sataute presentó 38 propuestas de actuación.

De las islas, le sigue el municipio de El Rosario (17.370 habitantes) con unos ingresos medios de 24.983 euros anuales que le sitúan en el puesto 170 y Las Palmas de Gran Canaria (puesto 268) con una renta media de 23.710 euros.

Buena parte de la población de la isla que detenta las rentas más altas ha elegido Santa Brígida como municipio residencial próximo a la capital en la que tiene su lugar de trabajo, bien comunicado con la circunvalación y las zonas industriales, comerciales y turísticas de la isla. En el otro extremo se encuentra en el municipio una importante bolsa de población en exclusión social o en riesgo de exclusión social.

El desempleo en Santa Brígida ha aumentado en un 12% en septiembre de este año, respecto de la misma fecha del año anterior, según los datos del Observatorio Canario del Empleo y la Formación Profesional (Obecan).

En el año anterior (2019), las oscilaciones de la tasa de desempleo municipal fueron relativamente pequeñas, afectado de media a unas 1300 personas. Sin embargo, el impacto de la crisis sanitaria por el Covid-19 ha hecho incrementar la tasa de desempleo a niveles de 2007.

La mayor parte de las 1.441 personas que se han registrado como desempleados en las oficinas de los servicios públicos de empleo lo hacen en el sector servicios (53%) y en el comercio (15%). Así, el tipo de ocupación que presenta mayor demanda es el de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores de los comercios (28%).

Las personas que se enfrentan a la crisis con menores recursos son las y los trabajadores no cualificados, que representan el 27% de los/as demandantes de empleo. Así mismo, las mujeres sufren en mayor medida el impacto de la crisis, pues representan el 56% de las personas desempleadas.

A nivel de grupos de edad se incrementa el paro entre los menores de 25 años y en el grupo de 45 y más años. Y por niveles de estudio, la mayoría son personas con un nivel de educación secundaria (41%) o primaria (39%), mientras que las que poseen un título universitario (11%) o de formación profesional (9%) registran menores cifras de desempleo.

Además del crecimiento del desempleo ante el parón de la actividad para frenar la expansión del Covid-19, hasta el 31 de julio 649 trabajadores/as residentes en la Villa se habían visto afectados/as por un ERTE. El 46,5% de las solicitudes correspondía a una empresa con forma jurídica de persona física, y el 41,8% a sociedades de responsabilidad limitada.

Siendo así, los servicios sociales municipales han incrementado su actividad y también el personal preciso para atender la tramitación de ayudas para superar situaciones de riesgo, y los bancos de alimentos del municipio han incrementado el número de hogares de la Villa a los que presta atención. Las medias ocultan las verdades.

Compartelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *