Hágase simpatizante: Únase y trabaje por una política seria y honesta . ¡Lea y firme hoy el MANIFIESTO!

El Parque que diseñó el ingeniero Laureano de Armas Gourié

Imagen del parque antes de instalar la balaustrada

Con motivo de las fiestas de San Antonio, en estos días, el grupo de gobierno reabre el Parque municipal al público, después de su restauración integral. Un parque con la personalidad de Laureano de Armas, el ingeniero que diseñó los jardines de la Casa Gurié en Arucas y de la Casa del Monte en La Atalaya… Y nuestro parque, pensado para el lugar y para perdurar. Y esta restauración forma parte de una planificación que contemplaba la aprobación del Plan General de Ordenación, la recuperación de la ‘mole’, la zona comercial abierta y su conexión con el casco histórico, junto a la solicitud de reforma y mantenimiento de la Casa del Vino y la recuperación del parque de Santa Brígida junto al Galeón. Así se hace municipio, planificando.

El proyecto de esta primera restauración nació en la anterior Corporación, y, concretamente, de su entonces presidente, Jose Armengol Martín, quien se propuso corregir actuaciones de corporaciones anteriores que rompieron la unidad urbana, aislando este lugar central de la Villa, y mutilando la identidad de este espacio señero, con elementos como la barandilla que asomaba a la GC15.

La rehabilitación del Parque Municipal y lo que iba a ser el Centro de Interpretación y Promoción Turística de Santa Brígida (aún Espacio Joven) ha sido financiada por la Consejería de Área de Cooperación Institucional y Solidaridad Internacional del Cabildo de Gran Canaria, con un Presupuesto base de licitación (sin incluir impuestos) de 258.622 euros.

Un parque donde los varones se sentaban horas y horas bajo el algarrobero a contarse sus cuitas y afanes, y donde las mujeres acudían en las festividades a bailar pasodobles y otras músicas de verbena con sus maridos o novios, y disfrutar del aire fresco de las noches de verano tras los meses más fríos.

Donde los jóvenes y las parejas pasaban y pasan buena parte de la tarde disfrutando de su compañía en la glorieta y sus alrededores. Donde los niños y las niñas corrían felices entre naranjeros y ahora entre los plátanos del Líbano o suben y bajan los elementos de juego en el espacio central del mercadillo todas las tardes, bajo la atenta mirada de sus progenitores.

Un parque que albergó el bar de Pipo, que por entonces daba espacio al ocio en el casco junto al Casino, el bar Tenderete, el bar Alemán, el bar de los Rodríguez y tantos otros.

Un parque que fue muy popular en los setenta en toda la isla gracias a las verbenas del lechón, que promovieron, entro otros muchos, el empresario y presidente del Casino Gonzalo Medina Ramos con la ayuda del también empresario Atilio Martín, en el buen ánimo de financiar el equipo local de fútbol.

Un parque que alberga el mercadillo con productos de la agricultura tradicional y ecológica: frutas, verduras, hortalizas, así como panes y bollería local, miel, gofio, quesos, vinos, flores y artesanía, entre otros productos.

Un parque que ha contenido la exposición de flores y la muestra de pájaros y otros animalillos que ha afamado a la Villa (y que por segundo año no ha podido celebrarse, Florabrígida), que ha albergado la música de nuestra banda o el festival de Jazz, que ha posibilitado el teatro y la danza, que ha permitido celebrar reconocimientos y gestas como la del Batán, para los encuentros, reencuentros y enamoramientos…

Un parque donde tantos buenos momentos hemos pasado con familia, las amistades y la vecindad. Un espacio, nuestro espacio, de disfrute, en el que hemos forjado parte de nuestra identidad colectiva.

Cuéntanos que significa este Parque para tí participando en nuestra página de Facebook…

Compartelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *