Hágase simpatizante: Únase y trabaje por una política seria y honesta . ¡Lea y firme hoy el MANIFIESTO!

Santa Brígida necesita una estrategia que llene los jardines de plantas endémicas y ornamentales

Especies que garantizan la floración durante todo el año, con escaso mantenimiento, desterrando el recurrir a céspedes u otros elementos artificiales de los que los vecinos y vecinas no se sienten nada orgullosas.

Santa Brígida debe volver a ser el municipio de las flores, del color, de los olores, de la gran variedad de plantas ornamentales que permite su clima y el entorno en que se ubica. Es muy importante reforzar una estrategia de uso de plantas endémicas y ornamentales no invasivas para el municipio, con especies que garantizan floración durante prácticamente todo el año, con escaso mantenimiento, desterrando el problema de mantener los parterres coloridos sin necesidad de recurrir a céspedes u otros elementos artificiales, de los que los vecinos y vecinas no se sienten nada orgullosos. En este sentido, el grupo municipal Ando Sataute presentó una moción al pleno municipal del pasado mes de enero que fue bien vista por los y las 17 concejales de la corporación, quienes la aprobaron por unanimidad. 

El municipio de Santa Brígida es un pueblo que combina un marcado carácter urbano con su tradicional esencia rural de la zona de medianías y cumbres de la isla de Gran Canaria, enclavado en un entorno de singular belleza. Su clima se caracteriza por su variedad, lo que se manifiesta en la existencia de plantas ornamentales de diferentes ambientes, desde el semidesértico de zonas bajas, hasta el templado en zonas más altas y de umbría.

A Santa Brígida se le conoce de toda la vida como la Villa de las Flores, entre otros motivos  por albergar en el pasado reciente amplios terrenos de cultivos florales, especialmente en el valle de La Angostura, así como por la presencia de endémicas plantas ornamentales en muchos jardines y patios locales. El evento FLORABRÍGIDA, con más de 45 ediciones a sus espaldas, ha puesto cada año de manifiesto la importancia y, sobre todo, el arraigo de esta cultura del cultivo y cuidado de nuestras flores y plantas, entre las personas que compartimos este territorio como nuestra casa común.


En un escenario de cambio climático, donde muchas especies y formaciones autóctonas están amenazadas, los espacios públicos pueden servir de reservorios de biodiversidad y de núcleos de expansión para colonizar nuevos espacios

Explicaba la concejala de Ando Sataute, María Sánchez-Fernaud Vega, al exponer la moción, que existen importantes razones para dotar la jardinería pública de Santa Brígida de una estrategia clara sobre el uso de plantas y flora endémica. Señalaba que es fundamental aprovechar al máximo el potencial que brindan el clima benigno y los ricos suelos del municipio; que se debe potenciar que la jardinería sea un distintivo característico, que anime a muchas personas a visitar el municipio y disfrutar de su naturaleza. Sánchez-Fernaud dijo que en un escenario de cambio climático, donde muchas especies y formaciones autóctonas están amenazadas, los espacios públicos pueden servir de reservorios de biodiversidad y de núcleos de expansión para colonizar nuevos espacios. Además, añadió, el turismo rural está cobrando cada vez más importancia y muchos de nuestros visitantes proceden de zonas donde la naturaleza en general, y la jardinería, en particular, goza de una alta consideración, generando esta estrategia a buen seguro un especial interés en ver y conocer nuestras especies.

Destacó que la existencia de zonas cuidadas, dotadas de belleza y gestionadas con objetivos claros, refuerza el apego de las personas a su territorio, nos hace mejores y fomenta los comportamientos éticos, lo que facilita la relación entre la ciudadanía y sus gobernantes.

Desde ANDO Sataute entendemos que una adecuada combinación de elementos endémicos con plantas no nativas, que no presentan carácter invasor, puede ser una alternativa muy interesante e integradora, pues la utilización de plantas locales con las procedentes de otros lugares es parte principal del encanto de la jardinería. El uso de plantas locales o autóctonas no solo asegura una mayor supervivencia de la misma, sino que además refuerza el valor de nuestra flora y ecosistemas locales. Es importante también la erradicación en algunos parterres públicos de especies como la lantana (Lantana camara L.), que está considerada como invasora en el listado del Banco de datos de Biodiversidad de Canarias (BIOTA). Este listado no es ley, pero es un indicador destacado.

Sánchez-Fernaud valoró positivamente las buenas prácticas que se aprecian en el municipio, como el uso de la faya en setos, el de las retamas blancas en parterres con su impresionante floración, o el empleo del bicácaro como especie tapizante en parterres privados.


El Galeón se ha instaurado un santuario de mariposas monarca

Sánchez-Fernaud valoró positivamente las buenas prácticas que se aprecian en el municipio, como el uso de la faya en setos, el de las retamas blancas en parterres con su impresionante floración, o el empleo del bicácaro como especie tapizante en parterres privados. Asimismo, destacó que en el parque El Galeón se ha instaurado un santuario de mariposas monarca, cultivando simplemente las asclepias, una especie vegetal que precisan para completar su ciclo biológico. Planteó que sería perfectamente viable iniciar una campaña de reproducción de asclepias en Santa Brígida, con reparto entre vecinos y vecinas, así como la plantación en espacios públicos para multiplicar la presencia de esta espectacular mariposa, que procedente de Norteamérica ha llegado de forma natural a Canarias.

Otros endemismos que pueden ser utilizados en nuestro territorio y a buen seguro reforzarán nuestras señas de identidad e incidirán en un mayor interés por parte de visitantes foráneos, son los tajinastes con su diversidad de colores, los mocanes o el guaydil, la hierba puntera, siemprevivas o botoneras. Especies que garantizan la floración durante prácticamente todo el año, con escaso mantenimiento y pueden además solventar el problema de mantener los parterres coloridos sin necesidad de recurrir a césped u otros elementos artificiales, en un municipio sobrado para la vegetación natural.

Concluyó la concejala de Ando Sataute proponiendo la elaboración de una estrategia de uso de plantas endémicas y ornamentales no invasivas para el municipio, que aunque se menciona como prevalente en la recién aprobada ordenanza de parques y jardines, vendrá a reforzar a Santa Brígida como la Villa de las Flores. Esa estrategia tiene que integrar actuaciones en suelo público, donde siempre que se pueda se dote a las zonas de actuación de paneles informativos sobre lo allí cultivado, así como fomentar su uso en propiedades particulares, con el fin de que el cultivo de plantas siga siendo un elemento diferenciador de nuestro municipio.

Compartelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *